Desidia policial
Publicado el 2 de agosto de 2022

CARTA DE LOS LECTORES. El Prat al día , da voz a todos los pratenses y pública íntegramente las cartas de sus lectores sin aplicar ningún tipo de recorte ni de censura es por ello que las opiniones expresadas pertenecen exclusivamente a sus autores.

Imagen ilustrativa de archivo.

Buenos días,

Este pasado viernes 29 de Julio ocurrió un caso bastante surrealista de inacción policial que me gustaría que publicaseis. 

En uno de los parkings de l’Eixample Sud, el que está más apartado de la Onze de Setembre, había una furgoneta gris aparcada de la que salían voces y ruidos. Eran alrededor de las 21’30h. y, al pasar por delante, descubrimos a dos hombres al lado, sentados en sillas y vociferando borrachos.

Un par de horas más tarde volvimos a pasar y los hombres, tan borrachos ya que no podían ni vocalizar, estaban dando gritos y discutiendo. Al rato de discutir, y supongo que debido al alcohol, llegaron a las manos y uno de ellos propinó una paliza al otro incluso pisándole la cabeza y golpeándola contra el suelo. Debido a los gritos los vecinos llamaron a la policía. Tardó poco en llegar, pero aquí viene lo curioso. 

Vinieron varios coches de policía, entre local y Mossos, y ambulancias. Estuvieron atendiendo al agredido, que apenas podía vocalizar por la borrachera que llevaba. Al agresor no se le vio, desconozco si se marchó o si se le detuvo, pero no lo vimos. Total, las dotaciones estuvieron ahí casi una hora, tiempo durante el cual el personaje no paró de insultarlos y vociferar. Hubo algunos momentos de tensión y nos preguntamos por qué no se lo llevaban ya. Hubo un momento que se escuchó cómo le preguntaban si quería ir al hospital debido a las heridas que tenía, a lo que el personaje se negaba en rotundo mientras los seguía insultando.

Total, más o menos una hora después, todas las dotaciones deciden irse sin más ¿? dejando a ese hombre borracho como una cuba, herido y, lo más importante, con su furgoneta disponible por si se le ocurría cogerla en su estado. Los vecinos tuvimos que aguantar un par de horas de gritos, de insultos y de paseos del borracho por la zona. 

Lo que nos preguntamos es: ¿por qué no se lo llevaron? ¿Y si hubiera agredido a alguien debido a la rabia y frustración agravados por el alcohol? ¿Y si hubiera cogido la furgoneta en su estado? ¿Por qué tuvimos que aguantar los vecinos dos horas los gritos de un borracho después de haberlo retenido la policía? 

Un saludo.  (J.M)

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otras noticias 

Hola

Instalar App Web
×